Indice

El estanque solitario

Las Olas

Carta de Amor

Cuatro Elementos

Desamor

Recuerdos rotos

Amapolas

En el centenario del Gran Teatro de Tánger


Tumba mora


Jean Genet que estás en los cielos...


Larache, mon amour


Oportunidades perdidas


Kafka en la Feria de Sevilla


Estatuas anónimas


Silencio Susurro Rumor


Llantos


Cuento la Luna y el hueso de aceituna


A dos damas esfuminadas

 
Viaje a una duna (www.darnuyum.com )

El Otro


http://www.lamolinilla.com


Palabros:


Eres tú...


Mil grullas (las1000grullas de Makiko, proyecto virtual de apoyo a los japoneses)

 

 



 

EL ESTANQUE SOLITARIO

  

Ahora que la primavera llega a su fin

Errar en la maraña del abandonado jardín

Orgía de ramas entrelazadas

Lujuriosos arriates de flores coronados

Senderos difuminados por la arremolinada hojarasca

Antiguo vergel testigo de ocultos amores idos.

Perdido, sombras de otro instante

de otro ayer herrumbroso por el tiempo

Latidos sordos reverberan

entre los ramos marchitos que no llegaron a ti

Seducido,caricias gastadas por los sueños

que no me pertenecieron, y el viento las alejó de mí

Henchido, pétalos de hielo

aromas ausentes, éxtasis que no volverá

El estanque taciturno duerme en el centro del jardín

la luna riela, amiga que no deja de acudir

refleja besos apagados, rostros olvidados

El estanque, otrora espejo de mil amores,

rebosa de lágrimas en el centro del jardín.


Ir a Indice


 

LAS OLAS

 

Juguetonas, caprichosas, viene y van

 

incansable rutina de un trémulo mar

 

sueños de sirenas, llantos de náufragos

 

abrazan tus pies, envuelven  tu cuerpo iridiscente

 

al último sol del atardecer

 

como una ola quiero yo ser

 

acariciarte con dulzura, hacerte estremecer

 

mis manos, primitivo mar

 

mis labios, gota salada

 

huérfana por tu espalda.

 

Neptuno, celoso, iracundo, nos contempla

 

yo pez, tú diosa marinera

 

Llegado el vendaval, zozobra

 

la quilla de la barca penetra el proceloso mar,

 

velamen desarbolado, mástil enhestado,

 

alaridos en la tempestad,

 

remos en el ojo del huracán.

 

Sobre la playa desierta yacen dos cuerpos

 

temblorosos, dichosos

  

las caracolas exhalan ecos de pasión

 

el mar lujurioso envía poemas de amor

 

olas son versos que te llegan al corazón.


Ir a Indice


 

 

CARTA DE AMOR

 

 Querida náufraga,

 

en lo alto del palo de mesana

 

a la popa de mi nave pirata

  

provisto de un catalejo

 

 atisbo en la lejanía, sombras que son sueños

 

seductoras siluetas de sirenas,

 

el mar enfebrecido,

 

 sube y baja,  yo sobre ti

 

en un sueño que no quiere morir

 

las velas henchidas de pasión

 

crujen, aúllan de placer

 

 traquetean, los corazones

 

martillos acelerados

 

titilan nuestras pupilas

 

profundas estrellas de mar,

 

sabor salado en nuestras bocas

 

espuma blanca sobre ti.

 

te balanceas como una tea ardiente

 

que en el fondo de una cueva crea

 

 sombras de amantes trémulos,

 

 gemidos de  placer cantados al viento.

 

quiero ser tu isla solitaria

 

para junto a ti yacer

 

quemados por el sol

 

batidos por el viento.

 

Te quiero....

 

con la dulzura con que un pintor  traza sinfonía de colores

 

 en un lienzo virginal ,

 

 mis labios sobre tu etérea piel

 

 pinceladas de placer

 

soy dichoso alfarero de manos lujuriosas en húmeda arcilla,

 

soy nómada saciado en  tu boca,

 

te quiero...

 

como el pájaro trina tras la tempestad

 

en un claro amanecer primaveral

 

soy canción con tu armonía

 

soy  locura en tu cuerpo

 

te quiero...

 

sin el ímpetu nervioso

 

 del buscador de orgasmos

 

soy disfrute de tu gozo

 

soy amor de tu amor

 

te quiero..


Ir a Indice

 


 

CUATRO ELEMENTOS

  

Sentir del espacio

 

Aire suave y ligero

 

Vagar en el tiempo

 

Tierra telúrica y excelsa

 

Amar cada día

 

Fuego, ardor del amante

 

Fluir de la vida

 

Agua límpida y fresca



Ir a Indice

 

DESAMOR

lluvia / esperanza, alegría, renacer

            acariciar un cuerpo de mujer

            lágrimas deshechas contra el cristal

            húmedos besos del ayer 


Nieve/ insoportable ausencia

           rastros borrados tras la tempestad

           amargos recuerdos, compañeros de soledad

           falsa blancura, cruel sentencia

           de un tiempo de mujer

 

Bruma / errar perdido en la niebla

            sin rumbo ni destino deseado

            palpar el rostro que no es

             delirios, locura

            resuenan  ecos de mujer


Canícula / sediento, ardiente amargura, visión nublada

                 perseguir esfuminados sueños

                 imposibles espejismos

                 en los brazos de una mujer.


RECUERDOS ROTOS

Recuerdos ¡qué recuerdos!

recuerdos del ayer

instantes de placer

efigies desnudas, diosas de humo

fantasías de papel.

Como restos de un naufragio

esparcidos por mi alma

apagados objetos, trastos viejos

sin fulgor

regalos de amor eterno

deshechos por el tiempo,

 futil evocación de lo efímero.

 Desarbolada ya la vida

arrinconados quedan los sueños

y marchito el corazón.

 

Recuerdos ¿qué recuerdos?

desvaído el pasado

disipada la ilusión

restan los recuerdos rotos

sin ningún valor,

despojos solo despojos

de nuestro amor.


Amapolas

En un descarnado llano de rocas,

 

desoladora realidad de sufrimientos y pesares

 

quiméricas amapolas evocan

 

al más carnal amor, primitivo, salvaje

 

como reflejo sincero

 

de una errabunda alma arrastrada en pos de un cuerpo.

 

Trémulo, pasional mar

 

mecido por un viento calmo

 

el sol de poniente te hace brillar

 

de tus entrañas emerge un volcán,

 

placenteras lágrimas de fuego

 

manan de nuestra unión

 

como dioses paseamos nuestro amor

 

a cada paso,lujuriosos manantiales riegan el erial

 

turbulento, desbordante río fluye

 

humedece nuestros cuerpos,

 

 lluvia de pétalos,agrio aroma a sexo

 

mi cuerpo sobre tu cuerpo

 

cubro tu vergel

 

te hago estremecer.

Cada beso que te di

 

una amapola brotó en tu jardín.


Ir a Indice

 

 

En el centenario del Gran Teatro de Tánger

   

Taciturno, solitario,

 

 ajeno al bullir del nuevo Tánger

 

en un rincón apartado, esquivando a la historia

 

entre el bulevar y la playa

 

a la sombra del lujoso Minzah

 

Fuiste levantado en la ciudad que fue,

 

que ya no es, Internacional

 

costeado por la indiana Esperanza Orellana

El vestíbulo apuntalado, te recibe con la dignidad de un enfermo en el hospital

 

subes las escaleras y   como si de una  sima se tratase

 

la oscuridad es total, el acomodador bombilla en mano y largo cable de retales

 

te guía a las negras profundidades...

 

 se hace el silencio en la sala

 

el telón pausadamente, como un beso con agrado por una piel nacarada,

 

sube, sube , sube

 

el público expectante...sillas infinitas,

 

historias de laberintos, canciones al corazón

 

lucerna sellada para que los espíritus no vuelen

 

nos contemplan, somos sus últimos testigos

 

decrépitos guiones, desmoronada realidad

 

yacen en los cementerios sus pasados espectadores

 

sus emociones perdurarán mientras quede un alma sensible

 

para recordarlos, eternas actuaciones, de cante, baile

 

de drama y risa.

 

un día, ya hace de ello años,un baile de carnavales,

 

 una colombina se cruzó con el zorro

 

se interpuso quien nunca tuvo que cruzarse, el Pierrot,

 

la vida fue un sueño, de  fantasías animales

 

pudo cambiar tu sino, Juanita*

 

pero estaba escrito, el zorro se fue sin ti.

 

De pie en medio de la platea

 

símbolo del devenir de la vida

 

lo trivial devorado por el tiempo

 

los adornos corrompidos,raídos

 

sobre el escenario performance de sillas desvencijadas

 

en una última actuación, sin guión

 

solo realidad desgarradora sin conmiseración.

 

Los palcos  en incierto equilibrio con el peso del tiempo

 

las butacas carcomidas olvidaron su utilidad

 

las guardianas de la fachada, herrumbrosas

 

 sobreviven erigidas con pose griego, otean un país que ya no es el suyo.

 

 emociona sentir el peso de la historia

 

emociona sentir que se desmorona

 

todo cambia y nos somos quien para evitarlo.

 

disfrutémoslo pues

 

antes de que el telón ,desecho de sus días,

 

baje para siempre.

 

    Para saber más sobre el Gran Teatro  :http://tangier.free.fr/esp/cervantes.htm

*Protagonista de una de las mejores y más desconocidas novelas españolas del s. XX  "La vida perra de Juanita Narboni" escrita por el escritor tangerino Ángel Vázquez.

 

  Algunas fotos actuales del Gran Teatro en mi álbum dedicado a Tánger.

Ir a Indice

 

 

Tumba Mora

     

Niños jugando  abren las puertas

 

niños entre cruces deshechas

 

cortan flores, felices

 

Entre tumbas anónimas,

 

se diferencia la tuya, Jean Genet

 

mirando al mar, orientada al este

 

tumba mora en suelo cristiano

 

sin cruz, con la sola marca de tu nombre sobre una piedra

 

por vecinos, descansados soldados abatidos

 

en batallas guiadas por la avaricia

 

tropas indígena, reza una lápida

 

cuerpo de zapadores, otra más

 

Cerca, las cloacas de la vida

 

expulsan sus miserias al mar

 

negrura , sordidez, ensucian el virginal azul

 

pero tu ya no estás,

 

quedan tu obras, en favor de los desposeídos

 

símbolo  de tu rebeldía

 

de tu lucha por los demás.

Ir a Indice

 

 

Jean Genet que estás en los cielos...

   

Reglón torcido de las letras francesas

novelista, dramaturgo, poeta

 

maleante, pendenciero

 

vagabundo, buscavidas

 

siempre vestido de andrajos

 

rodeado de hambre, desprecio y cansancio

 

errabundo por Europa, de cárcel en cárcel

 

arrastraste tu alma por el lodo

 

abyecto, depravado

 

te hiciste cruel,perverso y vil

 

gélido ante tus víctimas

 

la sórdida noche fue tu mundo

 

que compartiste con los chulos

 

traficantes, y viciosos

 

Vendiste tu cuerpo al mejor postor

 

amantes tuviste, almas nobles vestidas de mugre

 

otros, violentos te hicieron sufrir

 

la ignominia te devoró

 

la escritura te redimió

 

exaltaste la traición el robo y la prostitución

 

con áspera prosa descarada y clara.

 

Admirabas la hermosura de lo prohibido

 

himnos a la abyección

 

cantaste a la belleza de lo sombrío

 

cánticos a las miserias humanas

 

Luego, erigido en adalid de los desposeídos

 

defensor de causas justas y perdidas.

Ir a Indice

 

 

Larache, mon amour

 

lujuria de los sentidos en un amable pasear

 

libertad a raudales sin principio sin final

 

deslizándome entre añiles  callejones

 

igual veo un ruinosa iglesia

 

que un destartalado edificio sin nadie a quien guarecer

 

Los judíos dejaron sus nombres, sus casas ,sus sueños

 

los españoles emigraron sin alegría , sin fuerzas para mirar atrás

 

ahora mora, felices caminantes te saludan al pasar

 

olores a fritura, a pescados , a mar

 

Larache somnolienta te ama si la buscas

 

se entrega si la amas,

 

como doncella enamorada  te ofrece sus encantos

 

a poco que la seduzcas y rodees con tus brazos,

 

caricias ocultas entre sus muros

 

infinito azul en derredor

 

inspira locuras de pasión.

Ir a Indice

 

Oportunidades Perdidas

 

Luna llena esfuminada tras la neblina

Estrellas fugaces huérfanas y desvaídas

Encrucijadas, bifuraciones....dilemas

Montera del derecho o del revés

Monedas sin fontana italiana en la que creer

Ríos tumultuosos de decisiones equivocadas

Ave Fénix de plumas chamuscadas

falsas puertas al vacío

Metafísicos senderos de remordimiento

Poso de dudas y resentimiento

Insatisfacción increcendo

Vacuidad y desprecio en el presente

Nostalgia del pasado


Kafka en la Feria de Sevilla

 

Armado de valor te presentas en el escenario de la batalla,  nadie ha llegado aún, aburridos abuelos complacen los caprichos de los nietos, quienes rematadamente polvorientos son los reyes y reinas del lugar.

Mucho más tarde de la hora prevista empiezan a llegar, pinceles encorbatados, flores de faralá,  las copas resuenan acompañadas de falsas y forzadas risas,

 la luna paciente no tiene más remedio que salir, caballos, nietos y abuelos ya hace rato que se fueron.

Todos, risotadas siguen a sus ridículos comentarios, engrandecida amistad proporcional al número de copas

Todas, benévolas y pacientes, derviches girovánticas, se saben al dedillo la tabla del cuatro.

Tu ánimo se escabulle, te deja solo, como toro abatido retranqueas hacia el fondo, te sientes a salvo apoyado en la barra, pasa el tiempo, cada vez más protagonistas taconean sin cesar, el griterío compite con la música.

Análisis concienzudo de la situación: la lucha es encarnecida en el campo de batalla, no te sientes con fuerzas para cruzarlo , temes que un tacón atraviese tu pie, que te derriben de un culazo  o peor aún, encontrarte a un conocido,  la situación se hace insufrible,  las tropas enemigas van invadiendo tu espacio, tortillas de patatas,  calamares fritos, rebujitos...apuntan hacia ti.

Estrujado entre una muchedumbre que habla a gritos, no te puedes mover, nadie te ve, un fuerte dolor te oprime el corazón ,paralizado sientes que  la primera te engulle; lo que creías era tu alma se disipa poco a poco, la segunda ocupa su lugar ;aún puedes pensar , eres conscientes de quien eres, tu cuerpo ya no te obedece, sigues siendo tú, la tercera te ciega, solo tientas cuerdas de guitarra, solo hueles la flor marchita; hacen un último esfuerzo, todo mente, pretendes evadirte, la cuarta.....

si Kafka hubiese nacido en Sevilla.

Ir a Indice

 

 

Estatuas anónimas

 

Calladas estatuas con aureola de frustración

Perdidas marchan sin rumbo, grises bajo un cielo gris

Ánimas sin brillo exhalan negro hálito

Gritan desechos del pasado, estertores de funesto presagio

Besos de hiel saben a fracaso

Pálidos rostros cubiertos de tristes máscaras

Corazones helados, tenues latidos

Sin ánimo, sin futuro, sin destino

Sepulcro en vida, libertad vendida

Devoradas por la avaricia, negra ciénaga

de tentadoras linfas

Cercenados sueños desparramados yacen

sobre un camino yermo y sombrío

La vida despeñada en las profundidades del averno

atada a cadenas forjadas de egoísmo

Desoladas esperanzas nadan en un mar baldío

Ir a Indice

 

Silencio Susurro Rumor

 

El Silencio de una noche acuna el sentir de mi alma,

el fulgor de una estrella embelesa un sueño que es calma

el lloro de un niño desmantela la noche y su sosiego,

así como el sollozo del niño hace añicos la paz de un sueño

las ansias de poder resquebrajan el fluir de una vida en equilibrio

el egoísmo, la avaricia, bofetadas insaciables, esclavizan las ánimas.

Así como el niño calla arropado por sus padres

y la noche recupera su sueño que es quietud

así, solo la muerte torna la paz en el mundo.

 

El Susurro de una ola acaricia nuestros sueños

la ligereza de un mar borra nuestro rastro

huellas vividas una a una, de intensa, indeleble felicidad,

como un atardecer junto al mar, como un orgasmo.

Así mar te quiero recordar,

 antes de que un olvido apague nuestros sueños

antes de que la noche apague nuestras vidas.

 

El Rumor salvaje de un mar embravecido un día de niebla opaca

sobre las nubes un alborotar de alas tras las estaciones

el vacío dejado tras de sí  por una hoja empujada por el viento

Todas partituras del alma

las delicadas notas compuestas por una íntima caricia

el rítmico jadeo del amor bien hecho

los ruidos que manan de una sociedad deshumanizada

y los cánticos serenos de quienes buscan soledad y  Silencio.

Ir a Indice

 

Llantos

 

Hay llantos que te sanan

otros te abren en canal

los más, necesitan de soledad

pero algunos solo entienden de amistad

un abrazo, una sonrisa, una mirada

y te quedas en paz

Ir a Indice

 

Cuento la Luna y el hueso de aceituna

    

Esta es la historia que no hace mucho tiempo me contó la luna :

Iba la luna llena, esplendorosa y refulgente, en una de esas noches últimas de invierno, límpida y callada, sin apenas estrellas, pues iba la luna  paseando  entre los olivares de los

campos de Andalucía cuando oyó un leve sollozo, se acercó y bajo un majestuoso olivo un diminuto hueso de aceituna lloraba desconsoladamente.

 

¿Qué te pasa, pequeñín?, preguntó maternalmente

Estoy triste, comenzó a explicar, he estado durante todo el verano y el otoño  creciendo sobre el olivo, he contemplando el alto vuelo de los pájaros, he sentido la fuerza del viento entre las ramas , he escuchado las bellas historias  que los animales cuentan sobre sus viajes lejanos, y ahora que he caído, ahora que solo me queda seguir mi destino, echar raíces, mi sino no me reserva ninguna de esas experiencias maravillosas.

Contestó a luna:

Ten paciencia, aprende a esperar, a que el tiempo avance, echa raíces y crece, y mientras tanto

disfruta con el vuelo de la golondrina sabiendo que nunca volarás,

disfruta con los sabios consejos del viento

sabiendo que nunca serás veloz y libre como él,

disfruta con la sabiduría de la tortuga

sabiendo que nunca tendrás tanta experiencia como ella.

Crece disfrutando de lo ajeno, dejándote mecer por el tiempo, aconsejar por la Madre Tierra...

y nunca anhelar lo que no está en tu naturaleza, alegrándote de la dicha ajena.

Unos irán , otros nuevos aparecerán, siempre distintos, siempre lo mismo

cierra los ojos, en cualquier momento, VUELA estando quieto, lejos muy lejos, estando aquí, sujeto a la Tierra.

También de la virtud del otro, se puede hacer un gran acto de placer,

cuando todo eso te haga feliz, no necesitarás volar.  y pasarán los días, el sol nacerá nuevo y distinto cada amanecer y sin darte cuenta te habrás  convertido en un gran olivo,

el viento susurrará entre tus ramas palabras de respeto

un pájaro hará , agradecido, su nido sobre ti

tu tronco servirá de escondite a múltiples animales

los humanos obtendrán maravilloso aceite de tus frutos,te mimarán, te contarán historias de amor, descansarán en tu sobra

y serás símbolo, tótem y orgullo  de todo un pueblo.

Aquella noche el huesillo se fue a dormir feliz, soñando que ya era olivo.

 

Ir a Indice

 

A dos damas esfuminadas

 

desvanecidas siluetas

refulgentes , etéreas bellezas

imprecisas difusas sensaciones

de sueños desarbolados por la realidad de los días

  e ilusiones apagadas bajo la rutina.

 Oscuridad en la cueva, inspiración

camino a las utopías

pájaros de colores surgen de la nada

alborotan, vuelan , pían

recuerdan el suave fluir del amor

la amargura insana del olvido

el desamparo y la soledad.

 Exultantes, henchidas de alegría

olvidados los temores,

tañen los corazones

pletóricos, levantan el vuelo

toda sol, toda viento

arrastradas por la gravitación de las noches

por la emoción de estar viva

sueños de libertad nacidos de la oscuridad.

Ir a Indice

 

Viaje a una duna (www.darnuyum.com )

 

Escuchas al muecín llamar a la oración de la noche (al-icha ), supones que deben de ser cerca de la 4 de la mañana, es mejor esperar un rato, a las seis ,aún de noche te levantas ,dejas tu sencilla habitación de alfombras, sin adornos en las paredes, "melfas" usadas como sábanas y una pila de mantas para evitar el frio.

Coges un puñado de dátiles y sales de la casa, fuera el callejón recientemente cubierto hace más profunda la noche, al salir hacia el rio las estrellas te marcan el camino, desciendes dentro del cauce reseco del rio Draa, y sigiloso te alejas del pueblo en dirección sur, localizas los surcos del camino que usa el ejercito para acceder a la frontera argelina, y durante unos metros te dejas guiar por él, cruzas el canal que lleva el agua vital para el oasis y abandonas el cómodo camino para adentrarte entre las tímidas dunas que humildes empalizadas de caña construidas para detener al todopoderoso desierto han ido formando a su alrededor, todavía ni se vislumbra la duna, es un acto de fé, y tu mente vuela a 2200 metros de altura, el majestuoso Atlas coronado de tenues nieves te da la bienvenida, emociona trepar por sus carreteras, sin prisas, disfrutando cada curva , cada adelantamiento, y en un suspiro Col Du Tichka, y el descenso vertiginoso te acerca al otro lado del espejo, empieza el verdadero viaje; ahora tras dejar atras los cuadrilateros de las primera linea de las fortificaciones para defender el oasis de las arenas, ahora pasas a una alternancia de hamada dura adornada de dunas de dos tres metros, una, subes por la zona suave y caes por la vertical, otra...y otra más...sube baja.

El Atlas se queda atrás, el cruce con la turística Ait Ben Haddou, la rotonda nueva que lleva a Ouarzazate son páginas de un libro ya leido, te gusta en la soledad del coche rememorar las primeras visitas hace ya tanto tiempo, cuando el Draa solo era un sueño lejano...Las montañas Sarhro son aún más hermosas que su hermano mayor el Atlas, volcánicas, brutalmente desnudas, telúricas y a la vez llenas de mil matices que varían con la luz del día, te llevan al inicio del valle del Draa en la ciudad de Agdz, cicatriz de refulgente verdor que atraviesa el reseco paisaje, los pueblos en las afueras del palmeral, dejan las mejores tierras para los huertos, fuentes de vida, los cementerios en los yermos secarrales rocosos con imperceptibles piedras a modo de leve señal del descanso eterno .

Ya se vislumbra la silueta, no es ni de lejos majestuosa como su prima lejana Erg Chebbi, apenas mide 20 metros de altura, ni está rodeada de un inabarcable mar de arena, solo es la mayor de esta cadena de dunas, que como otras se desarrolla paralela al Draa en su margen izquierda, todo esto le hace pasar desapercibida a los turistas, y la rodea de una soledad celestial.Te descalzas para iniciar el ascenso, tus pies hollan su fria arena, evitas los tarajes que crecen en su ladera, fina arena, suave y helada, no llevas ni veinte minutos desde que saliste del protector hogar cuando algo jadeante te posas en su cumbre.

Nada de viento, nada de ruido, nada de luz, nada de nada, solo tú.

Desde Agdz a Zagora, alma del Draa, perla del sur, más prosaicamente, capital de la provincia del mismo nombre, hay 100 km justo, miles de palmeras, decenas de pueblos, cientos de casas de barro, muchas ruinosas otras restauradas, mágico valle que atrapa y seduce a quien con el corazón abierto lo visita, solo este tramo se merece una prolongada visita pero no puedes detenerte, lo sabes, tienes que seguir, cruzar la gran avenida que te lleva de un extremo a otro de Zagora, inmensa avenida, recta, ahora con rotondas a la europea, pero el zoco de los miércoles y domingos te llena de paisanos de las aldeas de barro, agricultores, la mayoría, que viene a lo largo de ti, gran avenida, sin entender de rotondas ni urbanismo moderno, vienen a avituallarse de alimentos y quincallas , alguno a vender su magra cosecha de dátiles.Desde la duna ves salir el sol, sentado, de cara al levante, sin apenas respirar, usas el turbante de bufanda, hace frio, el frio de todos los inviernos a esta hora en este sitio, emociona, es el mismo sol, pero no el mismo amanecer, te sientes especialmente vivo, un día más, o ya queda uno menos, pero este está aquí para ser disfrutado, el mundo entero se ve desde esta soledad, la distancia con tu rutina te permite distinguir lo esencial de lo trivial, valorar aquello por lo que merece la pena vivir, luchar , y quizá morir.

Después de la gran avenida de Zagora, esta se estrecha y retuerce, allá donde imponente se levanta el ayuntamiento, buscando el rio Draa, luego lo atraviesa por un mínimo puente, aquí siempre lleva agua, las últimas perennes, a veces son una lágrima, a veces un torrente, pero agua al fin y al cabo.Hoteles, Dar, y se sale de la ciudad...La hamada impenitente rodea la carretera a partir de ahora, el rio se aleja, como si de una pareja en incomprendida disputa se tratase, él a llorar sus penas ya menguado, ella, cansada de sinuosidades, recta se dirige a Tamegroute, que huele a zagüías, cofradias, santón y biblioteca de incalculables tesoros en forma de legajos, manuscritos, libros santos y científicos, paraiso para bibliófilos.Cuando el sol entero se despereza, tus ojos no pueden mirarlo, te vuelves, y a tu derecha se levanta Ksar Bounou, varado en el borde de una isla de palmeras jalonada, azotado por un salvaje mar de olas fervorosas que su velaman han destrozado.

Oquedades oscuras a modo de cañonazos dejan entrever sus interiores, maderamen por los suelos, abatido por los años.Te emociona el primer amanecer del año, es igual que ayer, pero no lo es, la manía humana de marcar el tiempo, como si de esta manera se fuesen a apropiar de él, y a detenerlo.Después de Tamegroute, de nuevo la hamada, el rio va por tu derecha, y de nuevo lo cruzas y ya siempre a tu izquierda, se aleja para buscar por donde dar de lado a una nueva cordillera, la carretera asciende, imposible no detenerse en lo alto, diríase que aquí empieza Africa, las acacias desparramadas en la llanura, el glauco verdor del Draa a lo lejos, es la tercera de las puertas que te llevan al otro lado, sigues, feliz, sientes la proximidad de la meta.

Desde BEN JENETI se divisa todo el oasis de M´hamid, hacia el oeste los depósitos de agua de las principales aldeas sobresalen sobre las palmeras, M´hamid alkadim,otrora medio judia, que esconde una precioso mezquita, Talha, sobre un altozano, la mayor de todas, Ouled Mhia, con kasbah sepultadas por la arena...nadie os visita, no existíis para las guías, este oasis solo es paso hacia las dunas de ERG CHIGAGA, nada hay en el oasis para justificar una parada de unos días, dormir en una jaima en las dunas, sentirse Lawrence con camello incluido, solo por eso merece llegar a este recóndito lugar....vosotros gentes de la tierra, que con vuestro trabajo diario dais vida donde la muerte acecha, que regáis aunque el fortisimo harmatan sople, vosotros que construis con lo que el oasis proporciona, tierra, agua, sol, briznas de paja, troncos de palmera, vosotros y vuestro esfuerzo no merecen una estancia, mejor seguir a las dunas, allí las estrellas son distintas dicen las guías, no saben que un nómada todas las noches sube a colocarlas en su sitio para que la caravanas no se pierdan y encuentren los lejanos pozos y el camino verdadero que les lleve de regreso a su oasis.

Te gusta inventar historias , personajes que nunca existieron o existieron pero no fueron conocidos, o existieron y fueron conocidos pero ya cayeron en el pozo del olvido, desde aquí el mundo imaginario está más cerca, todo puede ser y es, incluso que tú, que hasta aquí has leido vengas a conocer de ti mismo, lo que aun no sabes.Desde la montaña de Beni Selmana, la planicie que envuelve el oasis es ardiente, irreal, incandescente, imposible que allí haya vida, y siguiendo el camino unos carteles amarillos te vuelven a la realidad "bienvenido al desierto " y por si no lo has entendido te lo repite en cinco o seis idiomas.....

Ir a Indice

 

 

El Otro

( Dedicado a " Los Chivos " de Driss Chraibi, y a Jehane que me llevó hasta ellos).

 

Desvalido, desgreñado, destruido

solitario, dando tumbos, andrajoso

te evitan, te señalan, te miran de reojo

buscavidas, vagabundo, desterrado

Paso incierto, zapatos rotos

descarnada realidad

mugriento,con jirones

rebuscas en los contenedores

mentiras que devorar.

 

En un parque de cualquier ciudad,

tumbado sobre un banco sueñas,

que alguna vez poseiste esa cualidad

llamada dignidad,

orgullo de tus ancestros

ahorraron para el trayecto

al otro lado del mar.

En una noche sin luna ni viento

sin mirar atrás,

te embarcaste aterido

lleno de ilusiones tu hatillo,

eternas horas que te hicieron madurar

hasta que lejanas luces rompieron la oscuridad,

nervios y susurros ante la cercanía del destino

Y el rumor del oleaje

Y la negra costa intuida

paraiso de felicidad

Y el mar como único testigo

Y el patrón que manda desembarcar

Zarandeos, chapoteos

gritos de auxilio de quien no sabe nadar

Ya la patera vacía

vira de regreso

tras arrojar su mercancía,

Y los murmullos se apagan

engullidos por el mar.

Al fin, solo en la playa

inertes perlas esparcidas

sin luz ni brillo ni vida

y un único quejido clama:

¡Al-lah hu- Akbar!

Maldito el día que se me ocurrió embarcar.

Ir a Indice

 

 

http://WWW.LAMOLINILLA.COM

 

Cuando tus pasos te lleven a la Sierra de Aracena

un buen lugar para encontrar solaz

es el tranquilo pueblo de LINARES DE LA SIERRA

que esquivo se aparta de los viajeros

en el fondo de un valle solanero

rodeado de huertos, encinas y senderos.

 

Iglesia feudal domina

sobre el caserio popular

laberínticas calles empedradas

jalonadas de petreos felpudos

que a modo de heráldicos escudos

en la puerta de cada hogar

dan al caminante la bienvenida,

coqueta plaza taurina presidida

por el alcornoque torero

paseando te embelesa el gorgoteo

de varias y refrescantes fuentes

y de dos hermosos lavaderos,

imposible evitar

echar un trago , mojarse entero

los brazos y la faz.

 

El paisanaje, llano y sencillo

el paisaje, verde encina verde pino

no da tregua al hormigón ni al ruido

solo entre los huertos,

otrora alimento de éste y otros pueblos,

escuchas mil y un trinos.

 

Y en medio de este remanso de paz

es grato encontrar a María José y su hammam

para descansar el cuerpo y reposar el alma

dar lustre y sacar brillo

a lo que la rutina y el estrés

se encargó de hacer desfallecer

hospedarse en los apartamentos LA MOLINILLA

chisporroteante chimenea, cama mullida

ventanal sobre una sinfonía

de aromas, colores y alegría,

dejarse llevar por el discurrir del día

vida sencilla, todo armonía

que en esta villa enjalbegada

y de estrellas coronada

aún es posible saborear la vida.

Ir a Indice

 

Palabros:

 

Vida, conjunto de actos cotidianos que nos diferencian dentro del rebaño.

Locura, percepción diferente de la realidad que te conduce a la incomprensión.

Amor, sentimiento involuntario que durante la vida te lleva a la locura.

 

Viajar, tiempo pletórico de felicidad y libertad rodeado de momentos rutinarios, de cierto desasosiego y abatimiento.

Conocer, hacer propio la ajeno.

Amar, viaje al conocimiento del otro.

Ir a Indice

  

Eres tú...

 

Eres tú, mecida por el viento

tus palabras   tus caricias

tus besos   tus sonrisas

 

Eres tú arrastrada por el tiempo

tenue y difusa imagen del pasado

vacios que va dejando la vida

tras de si, arrebatados años

esfuminados días

 

melancólicas se quedan la esquinas

las calles y plazas cubiertas de neblina

tu apagado rostro

otrora cercano, siempre hermoso

sombra de atemperadas  emociones

 

Eres tú, fresco hálito del ayer

hojas otoñales arremolinadas en un rincón

oscuro de mi corazón

fuiste pasión, eres olvido

rotas alas del más íntimo de mis amores.

Ir a Indice

 

Mil grullas (las1000grullas de Makiko, proyecto virtual de apoyo a los japoneses)

 

grullas viajeras

volad raudas ,volad veloces

a posaros en los corazones

de aquellos supervivientes

que impactados no comprenden

por qué están vivos

estando sus seres queridos

todos desaparecidos,

volad grullas viajeras

volad volad volad

volad y llevarles trinos

y palabras de consuelo

en estos momentos de intenso duelo

volad grullas viajeras

volad volad volad

volad y contadles

para que sientan nuestro apoyo

que en el lejano poniente

en estas horas de óbito y tanto dolor

unos americanos, otros europeos

torpes manos, gruesos dedos

están haciendo a millares

ejércitos de grullas de papel.

Grullas viajeras

volad raudas volad veloces

volad a posaros en los corazones

de los hombres y mujeres valientes

de los equipos de salvamento

que incapaces de seguir desfallecen

en ciertos momentos de abatimiento

y cierran los ojos de tanto sufrir

al enterrar a los muertos de mil en mil

susurrarles cariñosamente

que somos mucha la gente

quienes desde la lejanía

valoramos y agradecemos su valentía

Volad grullas viajeras

volad volad volad

¡Ay, necios quienes piensen

que de nada sirven

contra la naturaleza cruel

y solo son pajarracos de papel!!

Son miles las grullas mensajeras

que de uno a otro confín

trasladan al país nipón

trinos que son

palabras de ánimo y entereza

de amor y compasión,

Volad grullas viajeras

volad volad volad

volad y hacer vuestros nidos

en los más profundo del alma

del que todo lo perdió

en un abrazo mortal

de un enfurecido mar,

volad volad volad

 

,


Mejores ventas

  • Gel Aloe Vera 96%

    6,40 €

  • Stick desodorante piedra...

    4,00 €

  • Espirales de trigo con...

    2,42 €

  • Gel de Baño Ecológico

    6,00 €

  • Leche de Aloe Vera

    10,20 €

Más vendidos

Contacte

Nuestra línea directa está disponible las 24 horas / 7